A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

viernes, 18 de diciembre de 2015

Ante las urnas


No entra desde luego en las intenciones de este articulista, que sería a más de presuntuoso impresentable por su parte, ni recomendar ni mucho menos instar a sus posibles hipotéticos lectores a elegir opción concreta alguna de entre las diez agrupaciones o partidos –diez, sí, que no son sólo cuatro y un par de picos cual pareciera que fueran si atendiéramos tan sólo a su presencia mediática– que en nuestra provincia se presentan en la tan próxima ya a la hora de escribir estas líneas jornada electoral del domingo en una, con toda seguridad, de las más abiertas, apasionantes y al tiempo, por ello mismo y por las especiales circunstancias por las que atraviesan tanto nuestro país como en general el propio mundial globo, complejas convocatorias electorales de todo nuestro recorrido democrático tras el final de la dictadura franquista. Pero sí permítanle –permítanme– que, en calidad de quien por esa misma complejidad anda aún por el qué haré qué no haré del –a lo que nos decían las últimas encuestas conocidas antes de que nuestra rigorista normativa impusiera su ya no hay más– bastante nutrido grupo de los indecisos, deje constancia de alguna de las consideraciones que a sí mismo se hace en su dubitativo reflexionar por más obvias que les puedan parecer y sin duda son. Al menos de la principal que es la de –teniendo en cuenta, por supuesto, que no se trata desde luego de ir de suicida por la vida, la ejecutoria hasta ahora, mucho más extensa, claro, y clara la de los veteranos que la de los más nuevos, de quienes a la liza concurren– plantearse sobre todo, mirando más pese a ello, al futuro que al pasado, lo que podrían o no podrían y, tal y como andan las cosas, podrán o no podrán hacer éstos o aquéllos, y sobre todo quiénes de entre ellos podrán ser más capaces de, por una vez, intentar no correr tras los acontecimientos sino, preverlos y, déjenme que sea redundante, prevenirlos.  Y, a partir de ahí, pues mire usted –a quien Dios se la dé, crucemos los dedos, San Pedro se la bendiga– tampoco seamos ni miedosos ni pusilánimes: si tenemos que jugárnosla, pues juguémonosla, que con paños calientes no vamos a ningún lado. Que acertemos.



 Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA. Viernes 18 de diciembre 2015. Ilustración tomada de internet 

sábado, 12 de diciembre de 2015

Una riqueza a explotar


No es, desde luego, asunto nuevo el de lo poco capaces que en general y salvo excepciones hemos demostrado ser los conquenses a la hora de sacarle el jugo crematístico a nuestra riqueza patrimonial, pero permítanme que vuelva sobre el hecho a propósito de ese nuevo descubrimiento arqueológico del que en estos días nos hemos hecho eco los medios de comunicación: esos restos, a lo que se nos dice, en más que buen estado, de termas romanas aparecidos en El Cañavate durante la realización de obras de canalización hídrica en la localidad; unos restos de singular valor además ya que al parecer no serían construcción pública sino que pertenecerían a una vivienda privada, construcción de especial relevancia por tanto, cuyo recinto total, también se nos avanza, podría alcanzar unos tres mil metros cuadrados. El nuevo hallazgo no hace sino poner aún más de relieve la riqueza arqueológica de una provincia en cuyo mapa refulgen nombres como los de Segóbriga, Ercávica, Valeria o el mosaico de Noheda, por ceñirnos a los vestigios romanos, los más conocidos, pero cabe los cuales no cabe olvidar otros, cual, por ejemplo, por las tierras de Mira, el pequeño asentamiento fortificado prerromano de El Molón II, tan claramente vinculado con su cercano homólogo valenciano, o el asimismo prerromano de Los Castellares. Toda una riqueza que no acabamos –iba a decir que casi ni empezamos pero no voy a ponerme maximalista– de explotar, cual seguro que podríamos, desde el punto de vista turístico y por tanto económico, que no hay más que echarle el ojo, como ejemplo de lo que podría y debería ser, y también son datos de estos días, al número de visitas que la propia Segóbriga ha recibido durante el reciente puente de la Constitución: mil ochocientas sesenta y cuatro, un sesenta por ciento más que el año anterior, si bien es cierto que en esta ocasión el tramo vacacional se alargaba un día más. A la vista de tales números este articulista no puede dejar de volver a preguntarse por qué tampoco en este sector somos capaces de planear, en colaboración las instituciones con agencias de viajes y hoteleros, una oferta a la par global y funcional –únanle la existencia en la capital de un Museo Arqueológico que anuncia la mejora de su oferta expositiva– que, en su humilde opinión, potenciaría, ¿o no les parece?, tales posibilidades. Por cierto, en este sentido del todos a una y para que no sean sólo lamentos: aplausos para esas declaraciones del delegado de la Junta sobre la necesidad de un Plan Director de Museos que coordine su oferta y servicios. Hasta la semana que viene.

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana dl 11 al 17 de diciembre de 2015. Foto cortesía de Las Noticias de Cuenca  







martes, 8 de diciembre de 2015

Lugar de la palabra


Un año más, y van cuatro, Cuenca se convertía estos días pasados en punto de cita del decir poético nacional con la celebración de una nueva edición del festival “Poesía para Náufragos” que congregaba en la ciudad, vuelta así tiempo, ocasión y oportunidad, es decir, lugar, lugar de la palabra, a más de una veintena –entre participantes directos y asistentes– de escritores de todo el país y se abría por primera vez en su aún corta historia a la lírica portuguesa con la presencia de una de sus voces jóvenes más interesantes, la de Carina Velente-Anselmo, recuperando así siquiera simbólicamente el mucho más numeroso intercambio luso-hispano que caracterizara a las míticas Jornadas organizadas en los ochenta del pasado siglo por Enrique Trogal con el apoyo de Ángel Crespo y Carlos de la Rica. Bien lejos aún de ellas y también de las que algún tiempo después, ya en los noventa, organizara Diego Jesús Jiménez en la UIMP, la celebración de esta cuarta entrega parecería confirmar –y perdónenme que, escamado que anda uno, cruce los dedos y utilice el condicional– el progresivo arraigo de una celebración que pese a las penurias económicas en que hasta ahora, al contrario de sus predecesoras, se ha venido desenvolviendo, parece por fortuna, irse asentando en el calendario cultural conquense. Todo lo contrario de lo que, por desgracia, se dice que podría sucederle a los cursos que, también promovidos en su día por el propio ya desaparecido Diego Jesús, ha venido organizando año tras año en Priego la Universidad de Castilla La Mancha –y en cuyo caldo de cultivo y a partir de la voluntad de sus asistentes más jóvenes nació precisamente el recién celebrado festival capitalino– que en vez de ver mejorar su alcance andarían en trance de desaparecer pese a su calidad, su reconocido prestigio y su interesante aporte al conocimiento de la mejor poesía española contemporánea. Por Dios, que alguien lo remedie, que aún estaríamos a tiempo, tanto prestando el necesario apoyo como convenciendo a quienes no parecen estar por la labor, de evitar tan triste y deplorable defunción.

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana del 4 al 10 de diciembre de 2015. Cartel de "Poesía para Náufragos" original de Arturo García Blanco, Grupo Desenfoque 

¿Qué tal si en comandita?





No, la verdad es que no puede decirse que ande estos días poco nutrida de ofertas la agenda cultural de Cuenca. A las acostumbradas citas semanales abiertas y gratuitas de los martes de la RACAL o del cine club Chaplin que rumbo a sus cuarenta y cinco añitos de perseverancia sigue dando satisfacción cada miércoles a sus más de seiscientos cincuenta socios y a la programación del Teatro Auditorio súmenle, por ejemplo, los renacidos cursos sobre arte y creatividad que nacidos en su día al socaire de las Pinturas Murales de Alarcón vienen celebrándose desde el pasado 18 tocando cine, música, pintura, diseño, fotografía y arquitectura, la cuarta edición del festival “Poesía para Náufragos” con una veintena de poetas de todo el estado y la incorporación en esta ocasión también de la lírica lusa, el asimismo cuarto festival de Artes Escénicas e Inclusión Social de la asociación Roosevelt,  el apadrinamiento por Lorenzo Silva en la Bilioteca Fermín Caballero de las jovencísimas conquenses de la generación subway, o, a más de la oferta de las colecciones permanentes de nuestros museos, por más estrecheces que les aquejen –¿volveremos, por cierto, a ver reabierto alguna vez el espacio Torner?–  las recién inauguradas muestras de Ricardo Cadenas en la Antonio Pérez o de “Arte en una moleskine” en el Colegio de Médicos más lo que probablemente, fiado de la memoria y a vuela tecla, me deje sin citar. No está mal, ¿no?, y más si pensamos qué tiempos corren. Pues déjenme que les diga que cuando uno se echa algo así a la cara –y piensa además en las actividades que a lo mejor hasta conseguimos realizar, crucen los dedos, en año tan de conmemoraciones como el que ya tenemos en puertas– no puede dejar de preguntarse cómo quienes por estos predios de la cultura, colectivos, individuos e instituciones, nos movemos no hemos sido nunca capaces de montarnos un escaparate común tanto hacia la propia ciudad como, especialmente, cara al exterior. ¿Costaría tanto, pongamos por caso, en estos tiempos tan de, dicen, internet y redes sociales, ponernos de acuerdo y conseguir de alguna de nuestras benditas administraciones el chocolate del loro para echar a andar y mantener económica y funcionalmente una buena página web que puntual y precisa ofreciera el global de tanta oferta? Lo mismo ayudaba en un algo a que intentásemos recuperar,  más allá de eslóganes, un poco del prestigio que como ciudad cultural gozamos en su día en el panorama nacional?  Lo mismo es un desiderátum pero ¿no les parece que no estaría mal que intentáramos conseguirlo?

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana del 27 de noviembre al 3 de diciembre de 2015. Foto tomada de internet

¿Qué ciudad?




Que para hacer lo que sea lo primero que se tiene que tener claro, pero que bien clarito, es lo que se quiere conseguir es evidentemente eso que no sé las nuevas generaciones pero desde luego la de quienes nos precedieron llamaron siempre una verdad de Perogrullo, una perogrullada, vamos, o séase, copiándole directamente la definición al mismísimo docto diccionario de la Real Academia, una verdad o certeza que, por notoriamente sabida, es necedad o simpleza el decirla. Pues qué quieren que les diga, ¿no les parece que a esta nuestra Cuenca ciudad de cada día lo que a la hora de su gestión le ha faltado, pero que desde siempre, ha sido precisamente eso, el tener claro, antes de hacer esto o aquello, qué tipo de ciudad queríamos tener? Porque la verdad es que cuando uno echa la vista atrás no deja de darle la impresión que lo que nos ha pasado, y desde luego, vaya que no, les ha pasado desde luego en general a nuestros munícipes, que al fin y al cabo son quienes más patente deberían tener tan palmario punto de partida, es que cuanto se ha ido haciendo se ha hecho más a golpe de ocurrencia que como fruto, más allá de eslóganes o más o menos afortunados, de un plan común encaminado a conseguir un tipo de ciudad determinada; y así nos ha ido. Por eso a este articulista –al que ya saben que, pese a su ya larga experiencia le dan de cuando en cuando ataques de ingenua esperanza– le pareció tan bien, pero que tan bien, ese debate que propiciado por el actual consistorio, aplausos para él, tenía lugar a finales del mes pasado para recoger la opinión ciudadana cara a la elaboración de un plan de movilidad sostenible por cuanto –más allá de las propias conclusiones de los en él participantes (recuperación por ejemplo, recordemos, de la calle como red peatonal y ciudadana con aceras más anchas, iluminación mejorada, presencia de arbolado o renovación de fachadas, medidas todas ellas a considerar en la elaboración de una planificación abordadora de la problemática toda del espacio urbano)–  pudiera significar, crucen los dedos, de primer paso cara a que, colectivos sociales, expertos y gestores de la mano y sin prisas que nunca son buenas pero seriamente,  vayamos por fin hacia el establecimiento de cómo debe ser, de cómo creemos que debe ser –y si nos equivocamos pues mire usted, mala pata– la ciudad, nuestra ciudad, para, con la mirada en esa imagen ideal pero definida,  ajustar a ella cuantas acciones nos permitan circunstancias, recursos y posibilidades. ¿Lo veremos?

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana del 20 al 26 de noviembre de 2015. Foto del autor.

Crucen los dedos





Crucen, crucen los dedos a la espera de que los ciento cuarenta y siete países que a partir del próximo 30 de este mes van a acudir a la cita en París de la COP 21 –que por si alguno de ustedes no lo sabe es la Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, toma ya sigla– le echen al asunto lo que hay que echarle y lleguen a decisiones que de verdad contribuyan a hacerle frente, al menos en un algo, al que sin duda es el mayor desafío global al que en la actualidad se enfrenta nuestro pobre planeta, adoptando medidas para conseguir, ése es, dicen, el objetivo, que la temperatura media mundial no se incremente en este nuestro siglo, como parece que haría si no tomamos medidas, dos grados por encima de la  que nuestros antecesores tenían en la era preindustrial, mediante compromisos voluntarios –sigan cruzando los dedos– para reducir los gases de efecto invernadero en el horizonte de 2030 –hasta entonces parece que nanay, que seguirán creciendo– y entre ellos especialmente el CO2 proveniente de la utilización de los combustibles fósiles como fuente de energía, sea, cual algunos de esos países proponen, mediante la reducción directa de esas emisiones, sea, cual ofertan otros, minorando su consumo de energía. Y bueno, parece que algo podría lograrse –póngale una vela a quien les parezca– dado que quienes más contribuyen a esa contaminación estarían –estaríamos, que junto a China y a Estados Unidos, los dos principales cocos, por ahí anda también nuestra bendita Unión Europea–más dispuestos ahora a ponerse a la faena, la primera porque es que ya tiene regiones en las que lo de respirar va siendo puro milagro, la segunda porque viene sustituyendo sus plantas de carbón por las de gas –contaminantes pero menos– y nosotros los europeítos porque lo mismo es que nos hemos empezado a tomar en serio la amenaza ya que acudimos a la capital francesa, saquemos pecho, con la propuesta más ambiciosa: una reducción en nuestras emisiones para ese 2030 del cuarenta por ciento respecto del nivel alcanzado en 1990, aunque, dado que esas nuestras emisiones anuales no suponen apenas el diez por ciento del total, tampoco es, desde luego, que vayamos a salvar al globo. Lo dicho, crucen los dedos y no me chillen si alguien, como parece que va a hacer el ayuntamiento de Madrid, les avisa de que, para atufarnos menos, quizá deban reducir la velocidad a la que su coche pueda circular por la ciudad, que todos deberemos, digo yo, aportar nuestro granito de arena.

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana del 13 al 19 de noviembre de 2015. Foto tomada de internet 

jueves, 12 de noviembre de 2015

Medio siglo


                                                              La Biblioteca y Casa de Cultura de Cuenca en los años 70


Cincuenta, cincuenta añitos cumplirá el 23 de este mes el edificio que Miguel Fisac diseñara como sede de la bastante más veterana Biblioteca Pública estatal conquense –nació como tal en 1846, otra buen bocado al calendario, basada en los diferentes fondos bibliográficos de la Iglesia provenientes de la desamortización–, un edificio al que aún muchos de cuantos o bien ya peinamos canas o, qué se le va a hacer, ni siquiera eso, continuamos llamando Casa de Cultura, nombre más que apropiado para un inmueble que durante años y años unió a su función como tal biblioteca y sede asimismo del archivo histórico –que en 1999 pasaría a la para ello rehabilitada antigua cárcel de la Inquisición– su condición de marco de la mayor parte de la oferta cultural de la ciudad. Hace bien poco que este articulista, metido a ocasional conferenciante, aludía precisamente a tan destacado papel al rememorar, dentro de la programación de los martes en la RACAL, el bulle-bulle escénico vivido por nuestra capital en los setenta del pasado siglo de la mano de la asociación Amigos del Teatro y del socio-político-cultural fenómeno del entonces llamado Teatro Independiente. Bajo la para tales tiempos más que liberal y abierta dirección de Fidel Cardete, a más de su labor específica en sus dos salas de lectura respectivamente dirigidas al público adulto y al infantil, funcionaba como la principal infraestructura del día a día cultural conquense: en su salón de actos, de doscientas ochenta plazas, hoy desaparecido, se ponían en pie  la mayoría de las representaciones escénicas, se desarrollaban las sesiones del cine club Chaplin y muchas de las citas musicales de la asociación Maestro Pradas o se organizaban ciclos de conferencia; en sus dependencias tenía asimismo su sede la propia Amigos del Teatro y en sus dos salas de exposiciones, la del vestíbulo y la del sótano, se sucedían las muestras plásticas o fotográficas tanto de creadores locales como de artistas foráneos junto a las filatélicas o los certámenes de cine amateur promovidos por la Agrupación Filatélica y Cultural en tanto que en sus instalaciones se desarrollaban también cursos de la más variada temática, incluidas las primeras convocatorias de algún ciclo de español para extranjeros. Heredera –ya en un contexto muy distinto y con toda otra serie de infraestructuras progresivamente creadas y actuantes en la ciudad– la Biblioteca, remodelada  al hilo del cambio de siglo por Luis Arranz, aunque ya especialmente centrada en esa su condición ha continuado no obstante, merced a  la al par que tesonera e infatigable más que inteligente  gestión de su actual directora Begoña Marlasca –uno de los grandes nombres, no tengan la menor duda, de la cultura conquense, que no sólo de creadores puros vive ésta– echando su buen cuarto a espadas en nuestro ciudadano aquí y ahora, esa cotidiana brega que, con ocasión precisamente del aniversario, está previsto que ese día se debata en ella. Felicidades a cuantos, presentes o ya idos,  conformaron su historia y larga vida cara, a como sea, al futuro.   

Publicado en Las Noticias de Cuenca. Sección DÉJENME QUE LES DIGA. Semana del 6 al 12 de noviembre de 2015. Foto José Luis Pinós.